YA SON 400KM CON MI BICI ELÉCTRICA

Después de hacer mas de cuatrocientos km a mi bici eléctrica ya puedo hacer una rápida valoración, y es que estoy encantado de haber tomado la decisión de haber instalado un apoyo eléctrico a mi bicicleta. Lo he hecho con la gente de Qbbikes, empresa española que vende todo tipo de bicis y es experta en ofrecer kits de motorización para tu bicicleta normal. El mío consiste en un motor de 250w y 36v con bateria de 6,6 Amperios (no aconsejo menos ya que mi autonomía es de unos 30km y no abusando del motor). Mi experiencia es muy positiva ya que ahora suelo coger la bici un mínimo de 3 o 4 días a la semana para ir a trabajar , siempre que las visitas a obra me lo permiten, con lo que ahora hago mucho mas ejercicio que antes (recordad que el motor eléctrico es un apoyo = hay que seguir pedaleando!!). Considero que la bicicleta eléctrica va a transformar mucho las ciudades, ya que en una ciudad con muchas cuestas, como es el caso de Madrid, el disponer de un apoyo eléctrico se hace indispensable si uno quiere moverse en bicicleta con seguridad y no llegar a los sitios hecho una sopa. Hablo de seguridad porque la bicicleta eléctrica te permite elevar tu velocidad media a unos 25-30 km/ h ( impresionante es ver como sale uno de los semáforos al empezar a pedalear y al activarse de esta forma el apoyo eléctrico), lo suficiente para casi igualarte al trafico existente en vías urbanas no rápidas. Lo cierto es que si la normativa cambiara definitivamente y se potenciara la convivencia mutua entre transporte publico y privado tradicional (motos, coches y autobuses ) con el de las bicicletas todos saldríamos ganando, incluida la sanidad ya que tened por seguro que el pedaleo provoca salud.
Nota: para los amantes de las 2 ruedas con pedales os recomiendo asistir a la Bicicritica Madrileña, paseo ciclista por las calles de la capital todos los jueves del mes desde Cibeles con salida a partir de las 20,30horas aprox.

Arquitecto bioclimatico, diseño y construyo casas con un 70% de ahorro energético y más económicas que una casa convencional.

Responder

*

captcha *